La lógica de la creatividad (y lógica en general)

En  general, la gente que invoca que seamos lógicos suele tener ideas un tanto ilógicas sobre la lógica. Nos suelen lanzar expresiones como ¡Por favor, seamos lógicos! o ¡Esto es de sentido común! Y en general, a lo que se refieren, no tiene nada que ver con la lógica ni el sentido común. Igualmente, los que hablan de la lógica de la creatividad suelen errar en ambos conceptos.

¡Seamos lógicos!

Algo muy reiterado en el terreno político es el tema de las listas más votadas. Nos dicen los políticos y repiten a coro los periodistas de su cuerda que “es la lista más votada la que tiene que gobernar” aunque no tengan mayoría parlamentaria y apostillan “es de sentido común” o “¡seamos lógicos!”.

Tener una mayoría simple es irrelevante si no suma los votos necesarios para obtener una mayoría absoluta si otros la pueden conseguir y no deja de ser cierto que cuando alguien dice o escribe invitándonos a ser lógicos en relación a este tema, lo único que demuestra es que no comprende la naturaleza de la lógica. No hay ninguna obligación lógica en lo que dicen.

lógica de la creatividad

¡Véndame el coche!

Es como si le dijéramos a quien vende un coche: “No tengo suficiente dinero para comprar el coche pero tengo más dinero que cualquiera de los integrantes de aquella pareja que le va a comprar el coche conjuntamente. Sea usted lógico y véndamelo a mi”.

La contestación del vendedor será: “Pues no”, y no sería una respuesta ilógica.

Podrán argumentar razones de moral o místicas pero nunca razones lógicas. Y no lo serán porque no se deducen de ninguna premisa, razón o valor sino que se proponen sin premisa alguna.

Los principios lógicos que hay detrás

Estos políticos nuestros que nos dicen ¡Sé lógico! Son incapaces de seguir su propio consejo y establecer sus propios principios.

Pero aunque su lógica sea absurda, parten de unos principios que no pueden plantear tal y como son.

A lo que realmente se refieren en su confusa imaginación es: “He obtenido una serie de votos que no me permiten conseguir mi propósito aunque, individualmente, tenga más votos que mis contrincantes políticos. Como éstos son capaces de sumar sus votos y conseguir la mayoría que yo no puedo obtener, voy a utilizar una argumentación moral pasándome por el forro las leyes que voté en su día, y así, intentar torpedear lo que pueden conseguir en buena lid”.

O también podrían decir: “Mis principios consisten en que, si las leyes me benefician, las defenderé a capa y espada y seré un adalid del estado de derecho, pero si me perjudican, intentaré por todos los medios buscar una situación beneficiosa para mí aunque sea en contra de leyes y normas”. Esto también sería totalmente razonable ya que parte de un principio pero, claro, no pueden decirlo.

lógica de la creatividad

La lógica de la creatividad

Respecto a la creatividad, la explicación más común se refiere a un talento místico que unos tienen y otros envidian. Nada diferente a aquellos tiempos medievales llenos de hechicería.

Sobre todo cuando sabemos que la principal función del cerebro es convertir en discursos rutinarios la información que entra a través de los sentidos.

Si el cerebro no cumpliera esta misión la vida sería imposible por su complejidad y lentitud. Identificamos situaciones y aplicamos el patrón establecido.

La creatividad surge al crear situaciones novedosas alejadas del modelo. Asimismo es una necesidad de nuestro cerebro. Es un proceso similar al templado del acero. Se rompe la estructura existente mediante el fuego y al enfriarlo se crea una estructura diferente y de mayor dureza. La lógica de la creatividad debe contemplar este aspecto.

Herramientas creativas

Las herramientas creativas tienen ese objetivo. El pensamiento lateral de De Bono tiene ese objetivo. El método SCAMPER de B. Earle tiene, igualmente, ese objetivo. El Brainstorming NO tiene ese objetivo.

Podemos decir entonces “En un sistema de creación de modelos, como nuestro cerebro, la creatividad es una necesidad que puede satisfacerse a través de diferentes herramientas creativas y mediante su aprendizaje y práctica, convertirse en una costumbre”.

La creatividad es tan normal como los pies. Ha sido despreciada e incomprendida y, paralelamente, alabada de manera mojigata. Imaginemos que al inventar el avión se hubiera prohibido andar y cuando todos fuéramos paralíticos se hubiese deificado a dos personas porque todavía pudieran andar.

La creatividad no es un don

Pero  igual que las personas se apoyan en los pies, las inferencias lógicas se tienen que apoyar en principios sólidos y los procesos de cambio en la creatividad.

La lógica no obliga a que un partido de baloncesto sea ganado por el que tiene el jugador más alto o que, de dos grupos que estén tirando de una cuerda, sea ganador al que tenga al participante más forzudo.

Y la lógica de la creatividad nos dice que las personas creativas no nacen, se hacen.

Sin comentarios

Escribe un comentario