un eficaz camino creativo

Hacerse ilusiones. Una eficaz herramienta creativa

Desde el cuento de la lechera, hacerse ilusiones está de capa caida. La psicología, entró a saco en el tema y empezó a darnos un baño de realidad, según cuentan, donde la ilusión se convierte en un lastre.

Te dicen que para aceptarnos, tenemos que prescindir de ilusiones y deseos, ya que son los alimentos de una vida vacía. Por definición, nos dicen, las ilusiones son fantasías. No representan la realidad de nuestras vidas. Casi siempre son objetivos inalcanzables. 

Por otra parte, a medio camino entre el zambullirse en las ilusiones y la precaución ante sus posibles perjuicios, Josep Pla nos decía que “lo ideal es hacerse todas las ilusiones posibles y no creerse ninguna”. En la misma línea, una frase popular anónima, dice que “la ilusión vale cuando la realidad la toma de la mano”.

hacerse ilusiones herramienta creativa

Contradicciones acerca de hacerse ilusiones

La gente ha dicho siempre, buscando lo que era consustancial a nuestra naturaleza, que era natural hacer una cosa y la contraria. Que es natural ser agnóstico y que creer en Dios es natural. Que era natural beber agua y beber vino. Que era natural obedecer a los reyes y que era natural matarlos.

Con las ilusiones pasa tres cuartos de lo mismo. Pascal te dice: “El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que lo sostiene” y Sthendal: “El hombre no puede tener ilusiones, o se engaña a sí mismo o engaña a otros”.

Otros exploran el terreno semántico y distinguen el “hacerse ilusiones” y “tener ilusiones”. La primera consistiría en imaginar la realidad más perfecta de lo que es y la segunda, en identificar ideales que realizar al ver la realidad tan imperfecta.

hacerse ilusiones creatividad

Hacerse ilusiones como herramienta creativa

Sin embargo hay una parcela donde el gran valor de hacerse ilusiones no ofrece discusión.  Hacerse ilusiones es una potente herramienta creativa. Y además no deben ser simples deseos. Casi diría que una ilusión, en este caso, debe ser toda una fantasía. No debemos esperar que suceda. No es algo que podamos hacer. Debe ser un juego.

Hacerse ilusiones, como herramienta creativa, no pretende ser una sugerencia práctica y directa. Todo lo contrario. Tiene que ser contraria a la práctica normal de manera exagerada. Si no, no servirá. Las ilusiones deben ser atrevidas y contrarias a la experiencia habitual:

  • Las cadenas de televisión pagan a quien las ve
  • Los jueves puedes tomar percebes gratis
  • Si cierro los puños no lloverá
  • Los políticos cuyo nombre empieza por “J” serán honestos
  • Si la portada del libro es de color ocre, será interesante

 

Nuestras exigencias habituales al pensar, exigen ser razonables cada paso que demos. El pensamiento creativo no es así. Por eso pueden entrar la magia y las ilusiones. Éstas, utilizadas creativamente, no tienen que ser razonables en absoluto.

hacerse ilusiones para ser creativo

Un ejemplo medioambiental

Veamos un ejemplo de “hacerse ilusiones”. Hay un problema de contaminación por el escape de los vehículos. Nos hacemos la ilusión de que, ya que contamina, “la contaminación que provoca cada vehículo la sufre él y nadie más”.

Los vehículos tienen el escape de gases en la parte trasera. Es el vehículo que está detrás el que sufre las consecuencias. El caso se ve agravado por un posible error de diseño o por la falta de mantenimiento.

Que ocurriría si pusiéramos el tubo de escape en la parte delantera del vehículo (con un diseño adecuado para que funcione)

  • El que sufre las consecuencias es el propio vehículo
  • Los fabricantes harían motores menos contaminantes
  • Los carburantes serían más limpios
  • Los propietarios se esmerarían en el mantenimiento de sus vehículos
  • El grado contaminante de los vehículos se convertiría en el valor determinante a la hora de la compra

hacerse ilusiones para ser creativa

Una idea sobre el valor de los votos en las elecciones

Otra ilusión: “Me gustaría que mi voto valiera por cinco”. Avancemos

El sistema actual de voto refleja “¿quien quiero que gobierne?” pero no refleja:

  • No quiero que haya partidos con mayoría absoluta
  • Quiero que una serie de partidos tengan representación, no solo uno
  • No me gustaría que un partido determinado tuviera representación (por cuestiones racistas o similar)

 

Supongamos que se pudieran emitir cinco votos, cuatro positivos y uno negativo.

  • Los cuatro se podrían dar al mismo partido o un voto a cuatro partidos diferentes
  • El negativo solo a uno
  • Todos pueden ser en blanco
  • El negativo se restaría de los positivos que obtuviera el partido al que va dirigido

 

Las consecuencias serían:

  • Cada ciudadan@ tiene más posibilidades de reflejar con su voto lo que quiere
  • Se podría disminur la capacidad de acceso a partidos xenófobos o similares
  • Se aumentaría la participación al tener el voto mayor capacidad expresiva

hacerse ilusiones para ser creativos

No dejes de hacerte ilusiones

La ilusión provoca un punto de partida inusual a partir del cual avanzamos en el proceso creativo. No nos tiene que preocupar si la ilusión encaja o no con nuestra experiencia. Solo nos tenemos que preocupar en avanzar hacia una idea nueva.

Con el proceso de “hacernos ilusiones” intentamos terminar en una idea que sea práctica y valiosa.

Nunca debes rechazar una ilusión porque sea demasiada extraña o imposible. Todo lo contrario. Lo que debes rechazar son aquellas ilusiones que se encuentren en el camino de la solución que ya tienes en mente. Si quieres ser creativ@ ¡¡no dejes de hacerte ilusiones!!

hacerse ilusiones para ser más creativos

 

Sin comentarios

Escribe un comentario