Creatividad y provocación

Uno de los tópicos recurrentes sobre la creatividad es la conveniencia de soñar. Es una palabra de buena fama que utilizan los gurús mediáticos. No dejen de soñar nos dicen, como si fuera una provocación.

Pero la realidad es otra. Prueba a decirle a álguien: “sueña”, a ver qué dice. Probablemente preguntará ¿qué sueño?. Lo que quieras pero ¡sueña! le dirá el gurú. mediático.

Paradojas de la vida

Hay una serie de contradicciones o paradojas en la vida, no más de cinco o seis, que habría que enseñar a cualquier niño para que la entendiera mejor. Una de ellas sería que la persona que consigue una vida más placentera es aquella que menos se esfuerza en procurársela o referida a la valentía, el mejor remedio para esquivar la muerte es no tener hacia ella demasiada aversión.

En relación al sueño, cuanto más fuerte es el deso de soñar, más nos alejamos de la posibilidad de entrar en él.

El soñar es involuntario. Es necesario dejar la vigilia para entrar en él y, cuanto más nos afanamos en ello, menos lo conseguimos.

Replicando sueños

No parece, pues, demasiado fácil ponerse a soñar aposta. Pero podemos intentar buscar sutitutivos, a ver qué pasa, replicando un suceso cotidiano y dándole un baño de “sueño”. Veamos:

Son las 7.00h y estoy saliendo de casa. Me meto en el metro y cojo la línea 4 en dirección Argüelles. En Avenida de América hago transbordo y me bajo en Nuevos Ministerios. Llego a la oficina a las 7.45h. Hago un trabajo rutinario hasta la hora de comer, en la que me tomo un sandwich, y continúo hasta las 17.00h. A esta hora, inicio el camino de vuelta, llegando a casa las 17.45h para comenzar las tares domésticas.

¿Lo podemos decir de otra manera?

Bastante prosaico, ¿no?. Contémoslo  de otra manera

Acompaño a la Aurora en su dorada presencia iniciando mi aventura diaria. El caballo de hierro me espera en su lecho para trasladarme, en primer lugar, a la Avenida del Nuevo Mundo y, posteriormente, al corazón de la “polis” de nuestra majestuosa ciudad donde iniciaré mi periplo de sorpresas y descubrimientos en el templo de la productividad. Tanto júbilo será acompañado de la ambrosía divina que me transportará al final de mi jornada para, de nuevo a lomos del pegaso terrestre, ingresar a través de las fauces del Cetaceo, como si fuera Job, a mi celestial morada (suponiendo que vivo en un 11), para recomponer el rompecabezas divino.

Podemos extraer del segundo relato algunas características que nos pueden ayudar en el objetivo del post. Irracional, imposible, fuera de lo común podrían servirnos. Y además coinciden con las características de un sueño.

La provocación

Edward de Bono (El Pensamiento Creativo) ideó, o al menos le puso nombre, una herramienta que contenía las características antedichas. La denominan de variadas maneras. Aquí la llamaremos la idea provocativa. 

La provocación es una especie de experimento mental. Se trata de provocar deliberadamente una idea que traspasa los límites de lo que es razonable para nuestra experiencia. Podemos ser así, temporalmente, “locos” y conectarnos o desconectarnos a la locura a nuestro arbitrio.

Se trata de extraer las ventajas de esa idea provocativa e intentar aplicarlas al tema con el que estamos trabajando.

Ejemplos de provocación

De Bono pone de ejemplo ideas como:

Los aviones aterrizan boca abajo, los automóviles tienen las ruedas cuadradas, los automóviles deberían tener el motor en el techo.

Cojamos esta última y veamos posibles ventajas de tener el motor en el techo:

Menor riesgo de daño en colisión al motor, buena distribución del peso, más espacio en el coche, vehículo más corto o mejor refrigeración podrían ser algunas de ellas.

Aplicación de la provocación

De las ventajas anteriores podría surgir un vehículo más corto, con el motor en el medio y los asientos sobre la plataforma del motor.

Y a nadie se le escapa que, en caso de inundación, sería más probable que el motor sufriera menos daño.

Cuando identificamos un valor en la provocación, se trata de obtener ese valor de una manera más práctica.

Y si no obtuviérais ideas creativas utilizando el método que os propongo, no os preocupeis, veréis la vida como si fuera un cuento de hadas, que en realidad es lo que es.

Sin comentarios

Escribe un comentario