creatividad

Creatividad como forma de vida. ¿Qué es la creatividad realmente?

¿Qué es la creatividad?, ¿de dónde surge?, ¿cómo se incrementa?, ¿es posible la creatividad como forma de vida?, ¿cual es el camino creativo?

Me llegan estas preguntas frecuentemente. Por ello, en el post de hoy intento responder.

El camino creativo

El camino de la creatividad es un camino sin marcar. No está hecho de antemano, no está disponible. Aquí no hay reglas. No puedes simplemente decidir recorrerlo; tendrás que encontrarlo. Y tendrás que encontrarlo a tu manera. El camino de otros no va a servir si estás considerando la creatividad como forma de vida.

Sólo al moverte, como te contaba en el post sobre el movimiento creativo, podrás encontrar la ruta. Por eso la creatividad no puede ser una actividad previsible. Tú puedes referirte a la creatividad como forma de vida si actúas de forma auténtica, espontánea, si tienes el coraje de ir hacia lo desconocido a tu manera, individualmente, sin apoyarte en los demás, sin seguir a nadie, simplemente yendo hacia la oscuridad sin saber si llegarás a algo o si te perderás.

camino creativo

Las grandes autopistas y el desorden

En general, la mayoría de actividades que desarrollamos, las hacemos a través de grandes autopistas. No necesitamos arriesgar nada, simplemente se sigue a la multitud, hacemos lo mismo que otros, vamos con la masa. Nada que ver con la creatividad como forma de vida. Con la creatividad, la persona tiene que ir sola, tiene que estar sola. La creatividad respeta al individuo. La creatividad respeta al que es único y no a la multitud. La creatividad respeta la libertad y no la conformidad. La creatividad no tiene tradición, es una rebelión.

La creatividad como forma de vida es un camino pero no como los otros caminos. Tiene en sí una cualidad diferente: la cualidad de la libertad, la cualidad de la anarquía, la cualidad del caos. El desorden permanecerá profundamente, en el fondo de ti. El orden estará en la superficie pero en el centro habrá desorden.

camino de la creatividad

Asumiendo el desorden

Permite el desorden, no lo reprimas. Enfréntalo, asume el reto del desorden. Para ello utiliza herramientas sencillas que rompan la forma habitual por la que discurres. Las hemos visto aquí. La inversión, el azar, la eliminación, son pretextos para poner en aprietos tu forma de pensar.

Al asumir el reto del desorden provocado por estas herramientas, surge un orden en tu persona. Este orden sale del caos, no sale de ningún modelo. Es totalmente diferente: nace dentro de ti y es fresco; no es tradicional, es virgen; no es de segunda mano. La creatividad no cree en actividades de segunda mano.

Provócate. Utiliza afirmaciones insensatas. “Las ovejas pueden volar”, “La gente tiene que pagar impuestos proporcionalmente a su peso” “Los padres tienen que pedir permiso a sus hijos para salir”. Esto te permite sortear los patrones habituales. Hay que desechar la timidez. Una provocación es un provocación. No importa si puedes utilizarla o no. Solo tienes que “moverte” en ella. Se trata de apartar la mente de las sendas de siempre para llegar a la creatividad como forma de vida.

forma de vida creativa

Creatividad como forma de vida. La libertad

Todos los caminos habituales te distraen del camino real. Al seguir a otros, te extravías. Al seguir cualquier modelo, te esclavizas. Al seguir cualquier modelo, te aprisionas a ti mismo. Y la creatividad como forma de vida es posible solo para alguien que sea absolutamente libre, incondicionalmente libre.

Por supuesto, la libertad con la que tienes que operar en el terreno creativo no da seguridad, no da certeza. Hay gran seguridad cuando estás siguiendo a una multitud. La multitud te protege haciendo lo mismo que ellos. Hay mucha seguridad cuando estás siguiendo una multitud porque, en la misma presencia de tanta gente, sientes que no estás solo y que no puedes perderte. Debido a esta seguridad estás perdido, debido a esta seguridad nunca buscas, nunca exploras y nunca investigas. Y lo nuevo no se puede encontrar a menos que hayas investigado por tu cuenta.

creatividad como forma de vida intensa

Creatividad vs Erudición

La creatividad como forma de vida no depende de la erudición. Ésta limita el quehacer creativo. Llegarás a los puntos de siempre. La creatividad requiere cierta ignorancia porque lleva consigo la inocencia. Pero si estás cargado de conocimiento acumulado, tradiciones, modas, dificilmente podrás entrar en el terreno creativo. Tu actividad no tendrá la intensidad, la pasión necesaria. La pasión solo surge cuando vas por tu cuenta en dirección a lo desconocido.

La creatividad como forma de vida descansa en la espontaneidad, en la individualidad, en la libertad. La creatividad es rebelde, no es conformista.

creatividad como forma de vida individual

Desaprendiendo

Asimismo es algo que se parece a un pequeño manantial. Cuando no hay obstáculos, el manantial fluye; cuando hay rocas en medio, no puede fluir. Cuando quitas las rocas no estás creando el manantial, el manantial ya estaba allí. Al quitar las rocas has quitado lo negativo, el obstáculo; entonces el manantial fluye. En esto consiste desaprender

El erudito insiste en tratar de aprender. El creativo insiste en tratar de desaprender, de quitar las rocas que impiden que el agua corra. De aislarse de aquello que, por su aprendizaje, le lleva una y otra vez por el mismo camino.

Tarde o temprano, el que indaga verdaderamente llega a algo nuevo. Mira las cosas desde otros puntos de vista. No se queda con las palabras y conceptos de siempre. Los rompe.

No hay ley que nos obligue a pensar por nosotros mismos. Resulta más cómodo usar ideas ajenas que vienen completas y listas para usar pero, si quieres entrar en el camino de la creatividad como forma de vida, tendrás que buscar el tuyo.

 

Sin comentarios

Escribe un comentario